lunes, 23 de abril de 2012

LA GLOBALIZACION Y EL EMPLEO




La internalización de las relaciones económicas o mundialización económica ha originado un amplio debate sobre la incidencia de este fenómeno, que tiene vertientes sociales, políticas, ideológicas y financieras sobre el nivel de empleo y subempleo en los países desarrollados, como consecuencia de la precarización de las condiciones de trabajo en los países sub desarrollados.

Las empresas ubicadas en estos países desarrollados, tienden a tercerizar partes importantes e integrales de su producción, a través de empresas que están ubicadas en países en vías de desarrollo que tienen menores costos salariales.

Así destaca el crecimiento de la exportación en determinados bienes manufacturados en los países en desarrollo, en la que las condiciones de empleo son peores que los países desarrollados. Este argumento, es utilizado ideológicamente a efectos de flexibilizar la legislación laboral en países desarrollados, partiendo de la premisa que es la única forma de generar empleo como consecuencia de la atracción de inversiones.

Para ello se parte de la hipótesis, de que la existencia de normas laborales generan rigidez, tal es el caso por ejemplo del establecimiento de la una remuneración mínima vital, o de dificultar la desvinculación empresarial del trabajador. Ello, dificulta competir con otros países que no tienen tales normas y que en consecuencia producen a precios más bajos.

Al respecto, no se puede generalizar y señalar que la causa del nivel de desempleo de los países desarrollados, este determinada más por factores externos y que internos. Ello depende del tipo de industria que se tenga, si esta más centrada al mercado interno o externo.

En efecto, si consideramos que gran parte de la demanda de bienes y servicios se produce en el mercado interno, el nivel de empleo y por ende la inversión, estará determinado por el nivel de liquidez que tenga la población y los incentivos de carácter tributario que pueda tener la industria nacional para ser frente a las importaciones de bienes y servicios. Así, una de las medidas para generar mayor demanda interna y no depender tanto de las exportaciones para la generación de empleo, es reducir la tasa de interés bancaria para inyectar de mayor liquidez al mercado y con ello crezca el nivel de consumo interno, y, como consecuencia de una mayor demanda de bienes y servicios, se genere mayor oferta y con ello mayores niveles de empleo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada